image

Cohesión y Flexibilidad      

·····························     

image
image
image

image

  


Novedades

 


Opinión

http://www.diariodecuyo.com.ar/home/images_v3/celeste.gif

http://www.diariodecuyo.com.ar/home/images_v3/loguito_header.gif

REALIDAD

Fenómeno de resiliencia

El niño que pertenece a grupos carecientes no tiene su futuro predeterminado, ni su destino marcado a pesar de la adversidad. El adulto que acompaña al niño resiliente sabe que le está brindando la oportunidad de que sea capaz de gobernar su propio destino.

http://www.diariodecuyo.com.ar/home/images/spacer.gif

LIC. LITA BRACCO - PSICOLOGA.

 

Según Edith Grotberg (1998), en el marco de las ciencias sociales se define que "la resiliencia es la capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas y ser transformado positivamente por ellas".

El fenómeno fue analizado por la especialista en resiliencia, licenciada Verónica Rodríguez, durante una conferencia magistral que ofreció hace unos días, durante una visita realizada a nuestra provincia.

En términos generales dijo que desde las ciencias sociales se ha venido observando que no todas las personas que vivieron situaciones de riesgo sufrían enfermedades o padecimientos. Había personas, especialmente niños, sometidos a situaciones adversas que superaban y hasta salían fortalecidos.

Se considera que son situaciones de riesgo, la pobreza, sobrecargas físicas, stress por conflictos familiares, maltrato en todas sus acepciones, violencia, accidentes, catástrofes, abandono, etc.

Desde la psicología social se focaliza que estos sujetos (niños y jóvenes) que resultaron resilientes tenían por lo menos una persona adulta, familiar o no, que los aceptó en forma incondicional, independiente de su origen; color, temperamento, aspecto físico o inteligencia. La influencia más positiva para los niños despojados es una "relación significativa con un adulto, que posibilita un vínculo para que este pueda construir un futuro diferente al presente de adversidad y carencia".

El fenómeno de la resiliencia cobra importancia en el ámbito educativo ya que este es un lugar clave para que los niños adquieran las habilidades para la vida con las que harán frente a las contingencias.

El Plan Jurisdiccional de Educación Secundaria es un intento que tiende a "desanclar" posturas paralizantes, rotuladoras negativamente hacia nuestros niños y jóvenes que no son aceptados en el sistema educativo, como una de las causales que hoy provoca los altos niveles de abandono y desgranamiento.

Cabe la pregunta ¿cómo logran algunos docentes generar motivación, ser un adulto de referencia y sostén para tantos niños "huérfanos de padres vivos"? En este plan de mejoramiento la figura del tutor apunta a rescatar los aspectos resilientes de cada alumno, desrotularlos, traspasar las apariencias, las vestimentas juveniles y potenciar sus habilidades y recursos sin prejuicios estigmatizantes.

El mayor desafío de los tutores será acompañar, orientar, escuchar, apoyar en lo formal y académico. En los contextos sociales del hoy, urge que los docentes reflexionen sobre las prácticas preventivas tomando conciencia que son adultos responsables y partícipes de la salud integral de nuestros alumnos.

Si la resiliencia es la capacidad humana de emerger fortalecido de la adversidad, es importante que la escuela asuma la responsabilidad social con actitudes preventivas hacia el alumno. Sus vidas no están predeterminadas por experiencias de infancia. Es la resiliencia la que otorga oportunidades donde la escuela es responsable del destino de vida de niños y jóvenes.

Para que se concrete el acto resiliente en el ámbito comunitario, es necesario una serie de sucesos a los que se denominan Pilares de la resiliencia:

Personas adultas de referencia en las que el niño o joven puede confiar. A menudo estas personas no son los padres.

Compromiso de las instituciones sociales donde se provee el ámbito y el espacio para el ejercicio de la resiliencia.

Un lugar de contención o refugio donde acudan y se les otorgue sentido de pertenencia.

Redes sociales activas donde la aceptación, el respeto y la valoración son la trama de este tejido comunitario.

Cultivo de la espiritualidad para fortalecer valores, estimular la autoestima e identificar los factores que actúan en detrimento de la autoestima.

El humor como actitud de vida que implica la desdramatización de situaciones adversas.

El cultivo de la esperanza como propuesta de futuro otorgándole a los jóvenes el sentido de responsabilidad en la construcción de sus propios destinos.

Iniciativas como estas, muestran la importancia en la búsqueda de nuevos paradigmas en las políticas públicas centradas en el valor de la persona y potenciando el desarrollo integral de los ciudadanos transformándose en actores responsables de su espacio comunitario.

 |  Mapa del Sitio


 



image